El papel de los abuelos

La relación entre abuelos y nietos es un vínculo único y especial que enriquece a ambas generaciones. Los abuelos aportan más de lo que podríamos esperar.

El papel de los abuelos dentro de la familia y de la sociedad ha cambiado de forma importante en los últimos tiempos. Su intervención, que antes era mucho más discreta y opcional, ha pasado a ser, en muchos casos, de carácter impuesto por necesidad.

El papel de los abuelos

La figura de los abuelos es muy importante en la vida de los nietos así como en la familia en general. Ellos aportan mucho valor, tanto a nivel logístico como emocional. 

La voz de la experiencia

En primer lugar, los abuelos son una fuente de conocimiento y experiencia. Gracias a su edad y a todo lo vivido, son capaces de aportar una perspectiva diferente y más amplia. En situaciones de crisis, enfado o confusión, su punto de vista puede ayudar a relativizar y a tomar mejores decisiones.

Apoyo emocional

Tanto para los hijos como para los nietos, los abuelos son un importante punto de contención. Especialmente, en el caso de los padres primerizos que se encuentren asustados o desbordados, el apoyo y los consejos pueden tranquilizar y encauzar los ánimos.

Además, pueden ayudar con todo lo relativo al cuidado del niño, enseñando a sus hijos hasta que estos sean capaces de ocuparse por sí mismos del nuevo miembro de la familia.

El papel de los abuelos en la cultura familiar

Los abuelos son el núcleo central y el punto de unión de la familia. Gracias a ellos los descendientes pueden conocer más acerca de la historia de su clan familiar. Además, contribuyen a generar un sentido de identidad y pertenencia cuando nos cuentan historias de nuestra familia.

Por otro lado, su papel es primordial a la hora de transmitir valores familiares y mantener a la familia unida. Generalmente, son ellos los que más se esfuerzan por reunir a la familia y los que más disfrutan viendo cómo pasan tiempo juntos. Los abuelos te hacen recordar la importancia y el regalo que constituyen los vínculos familiares.

Responsabilidad y empatía

Los abuelos generan en los más pequeños un sentimiento natural de simpatía y deferencia. No es raro observar cómo un niño que se encuentra en plena rabieta con sus padres se tranquiliza al estar con un abuelo. O aquel pequeño que no hace caso a las órdenes de sus progenitores, pero actúa sin rechistar cuando el mandato viene de sus abuelos.

Además, al comprender la edad y las limitaciones de los abuelos, los niños desarrollan la empatía y el instinto natural de cuidado, y son, incluso, capaces de preocuparse por ellos y de modificar su comportamiento para asegurar su bienestar.

Aprender de los nietos

Pero esta relación trae beneficios bidireccionales. Igual que los abuelos aportan y enriquecen la vida de sus nietos, estos también influyen en la de los primeros.

Los nietos ayudan a los abuelos a sentirse más jóvenes y vitales, a reexperimentar la paternidad desde un ángulo más amable y despreocupado. Se crea un vínculo único de confianza y complicidad del que ambos salen beneficiados.

Además, los más jóvenes pueden acercar a sus abuelos a los debates, las tecnologías y el avance del mundo moderno. Pueden ayudarlos a integrarse y avanzar en la sociedad sin quedarse atrás.

El papel de los abuelos en la educación

Como hemos comentado, anteriormente la intervención de los abuelos en la vida diaria de los nietos era más escasa y, sobre todo, opcional. Actualmente, muchas familias se encuentran en la necesidad de recurrir a los abuelos como soporte económico o logístico.

Esto es debido a la configuración de la sociedad y la familia en la actualidad, donde los abuelos se encuentran en un limbo en el cual deben ocuparse de sus nietos, pero no se les permite influir en su educación.

Es común que los abuelos tiendan a «malcriar», en ocasiones, a sus nietos, y es igual de frecuente que los padres sientan su autoridad cuestionada por ciertos actos de los abuelos.

Es lícito que, como padre o madre, quieras asumir la responsabilidad de la educación de tu hijo. Sin embargo, no debes olvidar que los abuelos están realizando, por amor, una tarea que no les corresponde y que, en ocasiones, sobrepasa sus capacidades físicas y emocionales.

Por tanto, trata de delimitar qué es lo realmente importante en la educación de tu hijo y, para el resto, confía en su criterio y agradece su apoyo.  Si conseguís actuar como aliados, todos saldréis beneficiados.

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: