Las personas que duermen poco (y bien) deben esta cualidad a la mutación de un gen

Los investigadores han identificado una mutación genética que comparten aquellas personas que necesitan dormir menos para sentirse descansados. Los hallazgos podrían usarse en el futuro para desarrollar medicamentos o terapias.

Pasamos cerca de un tercio de nuestras vidas durmiendo, ya sea plácidamente o no. Sin embargo, la ciencia todavía tiene numerosas intrigas en torno al sueño, y no se conoce con certeza por qué unos individuos necesitan dormir más que otras, aunque la media -y lo recomendable- esté entre siete y nueve horas diarias.

Recientemente, investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) desentrañaban parte del misterio en torno al papel que desempeñan los genes en aquellas personas que duermen menos. Para ello, observaron a una familia con una mutación genómica que aseguró que se sentían bien descansados ​​a pesar de que dormían siempre menos de 8 horas por noche.

En primer lugar, cabe destacar que en el sueño intervienen dos funciones: la circadiana, o reloj interno del cuerpo, y la segunda, la emoción homeostática, un impulso como el hambre, la sed o la fatiga provocado por cierto estado del cuerpo interno que demanda atención y motivación conduciendo a las conductas (beber, comer y descansar) con el fin de mantener el cuerpo interno en su estado ideal.

Los ritmos circadianos y el impulso homeostático funcionan en conjunto para afectar los patrones de sueño, pero el impulso homeostático aún no se entiende bien. Para obtener más información, los investigadores de la UCSF se basaron en los hallazgos anteriores del genetista Ying-Hui Fu e investigaron a la familia con una forma mutada del gen ADRB1.

“Estas personas son realmente bastante interesantes”, dijo a Healthline Louis Ptáček, neurólogo de la UCSF y otro autor principal del artículo. “Duermen de 4 a 6 horas por noche y se sienten muy bien cuando se despiertan. Duermen mucho menos que la persona promedio durante sus vidas “. Esta variante genética que hace que las personas tengan de forma natural un sueño corto natural es un receptor para un compuesto llamado adenosina.

“Cuando mapeamos y clonamos este gen, fue bastante emocionante, porque esta fue la primera prueba directa de que este gen y este receptor están directamente involucrados en la homeostasis del sueño o la regulación del sueño”, explicó Ptáček.

Este estudio sienta las bases para investigar y paliar la privación crónica del sueño, factor de riesgo de enfermedades como el cáncer, problemas psiquiátricos o trastornos autoinmunes y degenerativos. Es importante que cada cual detecte su propio patrón de sueño y lo respete, ya que la genética juega un papel muy importante al respecto.

El estudio ha sido publicado en la revista Neuron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: